Relato

«  Relato »

5 de maio, Montauban Querido Efe:

 As viaxes leváronme tan lonxe como lles pedín e sen saír do meu asombro cheguei onde todo o mundo chega pero ninguén se fixa.

 Nun dos meus paseos coñecín  un home. Gustáballe contar contos pra espertar, non contos pra durmir, contos ó revés, onde a princesa rescataba o príncipe e o dragón era un canario, e unha mañá inmensa contoume o seu propio. El tiña o corazón de auga de praia, as orellas de nó e unha flor que lle brotara unha mañá no seu ombro esquerdo.

O home chamábase Paxaro e odiaba as aparencias lixeiras, cría nos fantasmas e gustáballe durmir preto de alguén para oí-lo bombeo do seu corazón e escribir cancións con ese ritmo. -“Bumbúm     bum bum       búm bum”- cantaruxaba polo baixo.

 Gústalle chegar antes de tempo, pra ver como o outro chega e pra sentir esa impaciencia que lle percorre o corpo de esquerda a dereita mentres espera. Non lle gusta sentir que o miran, e finxe que fai cousas importantes no seu caderno, cando en realidade inventa segredos sobre a xente que nese momento pasa por diante dil. O home soñaba con ser arte, pero tan só sabía ser conto. Traballara de moitas cousas na súa vida.

Durante tres días foi punto e á parte nun parágrafo, e unha letra maiúscula dun nome propio. Tamén foi son ó pasa-las follas dun libro e silencio entre palabra e palabra, pero como xa dixen, o home que era conto ansiaba ser arte.Só eso. 

Ó redor do vinte e sete, cando o home contaba cantos días faltaban prá próxima primavera, pensou que se os meses podían cambiar, el tamén podería facelo. Meteu nunha maleta catro canicas e un sombreiro.

Madrugou aquela mañá verde pra coller un tren que lle dese solucións que o levasen onde as cousas sinxelas se transforman en arte. Supuxo que un pouco máis lonxe do lonxano alguén sabería transforma-los finais en comezos.

 Chegou a un lugar, non recordo o nome, e comezou a camiñar e detívose, camiñou de novo e detívose outra vez, buscando un modo de empezarse, un só [o verdadeiro]. Pero non resultaba sinxelo e decidiu buscar axuda. O home preguntou a un rato como poder ser arte, pero o rato non sabía ser outra cousa que rato. E preguntou a un manillar de bicicleta, a unha rocha, a unha torradora vella e a unha moeda, pero ninguén sabía como [e no fondo tampouco lles importaba demasiado]. O home non sabía como continuar e aquela noite chorou moito, ata desborda-los océanos, tanto que se podía nadar nel, tanto que o confundiron cun río.

 Á mañá seguinte, o home que quería ser arte subiu ó alto dunha montaña pra que o sol lle secase mais rápido a pena, alí atopouse cunha nube. Pensou o home que dende o ceo debíanse ver moitas cousas do mundo de aquí abaixo, e que a nube tiña que saber como os homes se convertían en arte. A nube non lle soubo responder, e díxolle: -“A estas alturas o osíxeno restrínxese ós soñadores, xa non hai lugar para ser como somos”- 

Despois de tan horrible declaración o home colleu o pouco que ocupaba e regresou á súa casa. Quedaríase alí pra sempre e non aspiraría a ser nada que non fose conto. De camiño á súa casa atopouse cunha nena, ela era morena e tiña un flotador vermello. A nena mirouno fixamente, a continuación mirou un can que ladraba a vinte metros deles dous e díxolle: 

-“Es arte”- O home quedou calado tres momentos, mirou a nena e contestoulle: 

-“Non, eu só son un conto”-. A nena volveu  mirar pró can que ladraba, aínda que este agora estaba calado e mais lonxe, e continuou: 

-“Es arte, por que un conto tamén é arte, e un edificio, e un pau, e unha caixa tamén é arte, e ti es arte”

 Nese momento viciouse subitamente o ceo e desapareceron tódolos indicios de catástrofes vindeiras.

                                                                          

Por  Tais Feijoo Rodríguez 

Published in: on Novembro 16, 2007 at 2:53 pm  Deixar un comentario  

Catarse

“CATARSE” 

Hai alguén na casa.

Sinto o seu folguexo entrecortado, a suor flotando no aire, os ollos axexando nas tebras da noite.

El tamén sabe da miña presenza.

Dous predadores nun mesmo cubil.

O meu corazón bombe(x)a polas arterias sangue cargado de adrenalina.Debaixo da pel os músculos contráense e reláxanse espasmodicamente.

Hai alguén na casa.

Coma un felino no seu couto de caza percorro as habitacións na procura da miña vítima, na procura do meu cazador.Enviando abundante saliva, os ouídos agudizados, os nervios listos para a acción reflexa.Guíame o instinto.O afiado coitelo é a miña uña mortífera, o ferrote envelenado.

Hai alguén na casa.

Imaxe de vidro.Localizoume no vestíbulo.Crúzanse as nosas miradas e saltan chispas do curtocircuíto.Recoñeceu o segredo da miña forza, a folla cortante que empuña a miña man, o meu potencial devastador.

Berra á escuridade protectora e fuxe.Fuxe.

A mente anúbraseme pola oura. O perfume anticipatorio do sangue, da carne crúa, excítame.

Persígoo, búscoo, olfactéoo.Hai alguén na casa.

Acochouse no baño, camuflando o seu cheiro.Pero eu sigo a pista, as feromonas impregnando o ambiente e as miñas fosas nasais, delatando a súa presenza.

A porta ábrese, fulxente a luz, ampolando a miña pel, empequenecendo as pupilas,  furando o cerebro dorido.Imaxe de vidro.Intenta impoñerse freneticamente.

Cúspeme rabioso.O fío brilla, asubía e penetra.

Brilla.Asubía.Penetra.

A miña garganta está aberta, mana o sangue.

Feriume, perdo o meu segredo, o meu poder.A porcelana branca tórnase vermella.

Apoiado, débil, vexo a imaxe de vidro, a súa imaxe, a nosa imaxe.Está morrendo.Crúzanse as miradas, sen estralar, os dous feridos de morte.

A vida escápasenos pola mesma longa incisura das nosas gorxas, da miña gorxa.

Caio ao chan, á beira do único coitelo, o das dúas caras, o da fusión.

Apágase a luz, retorna a noite.

Hai alguén na casa.

É a morte.                                             

Por   José Ángel Rosales

Published in: on Novembro 16, 2007 at 2:52 pm  Deixar un comentario  

Un mal día lo tiene cualquiera

“Un mal día lo tiene cualquiera”

Estaba hasta los huevos de su cara de cerdo. De sus aires de chulo de putas, de malote del barrio, de capo carcelario, de gallito de corral y de nuevo rico que medra, como siempre se medra, a base de machacar a los de siempre.

Era el amo, como tantos otros, el que decidía si seguía contratado o se iba a la puta calle, el que decía si tenía vacaciones o no, el dueño de su trabajo, de su tiempo, de su futuro y su vida. Un cacique que vendía como favores los derechos que correspondían por ley, aunque la ley en este país de ladrones no la cumpla ni Dios, o mejor dicho, ni Dios que tenga dinero. Eso, si eras sumiso y no protestabas por que sino ni favores te vendía.

Ya no aguantaba más. Llevaba 10 años de trabajo de mierda en mierda de trabajo. Desde que empezó de becario con su título de licenciado reluciente y sus ganas de comerse el mundo, trabajando 10 horas al día sin cobrar un duro, hasta hoy en día que trabajaba 10 horas al día cobrando 800 € y con un mísero contrato de esclavo por ETT. Se acabaron los buenos tiempos en los que estaba igual de explotado y puteado pero por lo menos tenía un contrato de obra y servicio por la empresa. Por obra que nunca finalizaba y en la que nunca había trabajado, pero al menos era un trabajador en plantilla. Ya se sabe que hasta entre los galeotes hay clases.

Había finalizado su contrato hacía una semana, después de cinco años en la empresa, los tres últimos de ETT. Prometiéndole que pronto se estabilizaría su situación y vendiéndole la moto de “contamos contigo” y “aquí hay muchas posibilidades de futuro para un joven con ganas de trabajar”. Le ofrecieron continuar un mes más como ETT, hasta que se estabilizara la coyuntura económica, ya sabes, “está la cosa difícil, la competencia china, el precio de petróleo,..pero contamos contigo”.

Él le respondió que la coyuntura económica se la pasaba por el forro y que se metiera el contrato de un mes y el precio del petróleo por el culo. Al jefe no le sentó muy bien el comentario sarcástico e interpretó que no quería seguir vinculado a la empresa. Y así estaban las cosas,  él de nuevo en el paro y la escopeta de posta de su padre colgada en la pared del comedor.

Sabía que con un poco de valor podría mejorar este mundo de mierda. Aportar su granito de plomo. Era hora de que hiciese algo por los demás y por él mismo, y no estaba pensaba en meterse en una ONG precisamente.

Lo criticarían, sería un incomprendido, la vergüenza de la familia. Dirían que en democracia eso es inadmisible, que hay otra forma de arreglar los problemas y hasta es posible que acabase en la cárcel. Eso si lo llegaban a pillar, claro.

Lo había pensado muchas veces. Cada vez que iba a trabajar, cada vez que abría un periódico, escuchaba la radio o veía el telediario. Lo había pensado cada vez que un amigo le contaba sus condiciones de trabajo, cada vez que algún político demagogo y ávido de poder escupía su discurso nauseabundo de promesas, mentiras y engaños. Cada vez que oía hablar de conciliación laboral, de las 35 horas y del Estado del Bienestar, donde no está bien ni Dios. Cada vez que sentía esa acidez en el estómago que la bilis, la impotencia, la rabia  y la mala ostia le producía. Esta vez lo tenía decidido y lo haría.

Cogió la vieja escopeta del viejo, la limpió y la engrasó. Después, con la delicadeza de un artesano metió dos cartuchos de posta para jabalí en cada uno de los cañones superpuestos del fusco. Abrió el arma y la metió en una bolsa de deporte. Después bajó al garaje,  cogió en el trastero el traje de aguas que le habían dado cuando fue a limpiar el chapapote de un Gobierno de caza y se montó en el coche. Condujo dos km hasta el barrio donde vivía su jefe. Aparcó en la calle trasera del edificio. Caminó tranquilo hacia el portal, cerciorándose de que nadie se fijaba en él. Llamó al telefonillo  y haciéndose pasar por repartidor de pizza se coló en el portal.   

Solía regresar a casa a las 9. Era de esos jefes que le gustaba salir el último para que el personal lameculos se sintiese obligado a hacer más horas y “arrimar el hombro”, aunque la pasta siempre se la arriman los mismos. Se puso el traje de aguas y  lo esperó oculto en la oscuridad de la escalera. Vio su oronda silueta acercarse al portal y abrir la puerta. Cuando el infeliz se giró para encender la luz se topó con una sonrisa gélida que le vigilaba desde la oscuridad.

-¿Qué haces aquí? Preguntó el hombre sorprendido.

-Vengo a devolverle el finiquito, jefe.

Ambos se miraron fijamente a los ojos y sin palabras le dijo lo que tantas veces le habría dicho. La siguiente en hablar fue la escopeta del 12 que tenía entre sus manos.

Bum, bum!!. Una cruz en el pecho y otro en la frente. Y como un saco de patatas inerte cayó al suelo, dejando un reguero de sangre y un graffiti rojo en la pared. Al verlo así tirado en el suelo, con el cuerpo extrañamente desconjuntado le recordó a aquellos llaveros de esqueletos que conseguía de niño en el puesto de tiro de las fiestas del barrio. 

Es curioso, todos nacemos igual pero a la hora de morir no todos morimos igual. Unos mueren con dignidad, otros rogando y suplicando. Algunos mueren resignados, como esperándola, normalmente los que ya no tienen nada que perder ni ganar en esta vida. Otros, en cambio, mueren con cara de imbéciles, sin llegar a entender como les puede estar pasando esto a ellos, tan ricos, tan poderosos. Ellos que se creían por encima de todo.

Pero a veces las cosas se tuercen y no salen como lo has planeado. A veces quedan cabos sueltos o das con alguien que no es tan flexible como quiere el mercado, o que simplemente tiene un mal día y entonces ocurre que te puedes encontrar en el suelo sangrando como un cerdo con las tripas fuera,  cuando tu mayor preocupación era elegir que modelo de BMW ibas a comprar.    

Se quitó el traje de aguas salpicado de sangre, y lo guardó en un saco de plástico, después metió la escopeta y el traje en la bolsa de deportes y salió a la calle. Detrás se oían voces que bajaban por la escalera. Miró hacia el cielo gris que amenazaba lluvia, sintió el brillo de la luna que se colaba entre las nubes. Echó un vistazo al reloj, las 9.15h, 11 de noviembre.

-Coño, 11 de noviembre, San Martiño…

Fin

Por Pompeo Harriman

 


<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Published in: on Novembro 15, 2007 at 7:18 pm  Deixar un comentario